10 platos para sorprender a tu pareja en San Valentín

Ahora que se aproxima el día de San Valentín somos muchos los que empezamos a correr: no, no para estar en forma (bueno, un poco), sino para planificar la mejor velada romántica con nuestra pareja.

Lo más común es que reservemos una mesa para cenar en un buen restaurante, alguno que nos hayan recomendado o que esté de moda.

Pero ¡ey! Si no reservas a tiempo te va a tocar ir a comer a la taberna de la esquina, que no está mal para ver el fútbol, pero para una velada de amor quizás no sea la mejor idea.

Y hablando de ideas, ¿y si en vez de salir a cenar te quedas en casa con tu pareja y preparas una cena espectacular? No sólo es infinitamente más barato, el esfuerzo de cocinar hará que tu compañer@ sentimental hará que te quiera aun más de lo que ya te ama.

Y… ¿por donde empezamos?

Te doy algunas ideas para que prepares la cena más romántica e increíble de tu vida en San Valentín.

Risotto de setas

Los risottos son un poco más contundentes pero no dejan de ser comestibles en la cena. Lo ideal sería un risotto de setas, que además de ser popular, es muy rico.

Si lo acompañas con un buen vino blanco y alguna ensalada ligera de hojas verdes, tienes el cielo ganado.

Pinxtos caseros

Hacer pintxos caseros en la noche de San Valentín puede ser muy divertido. Es como jugar con la comida.

Compra un buen pan artesano, aderezos y salsas varias, algunos tomates cherry, algas wakame, gambas, algún salmón ahumado, puedes ser infinitamente creativo y hasta hacer competencias entre ambos a ver quien hace el mejor pinxto.

Ensalada de gambas y mango

Aquí hay varios elementos: es una comida deliciosa, fuera de lo común, cuyos dos ingredientes principales, dicen, son afrodisíacos.

Simplemente necesitas unas gambas cocidas, un mango. Hojas de rúcula o lechuga, un poco de cebolla morada picada en cubos pequeños y un aderezo hecho con limón, vinagre balsámico y una pizca de sal.

Ensalada de salmón ahumado

El salmón siempre es una buena idea. Puedes preparar una deliciosa ensalada con este pescado más lechuga, tomates cherry, cebolla. Aceite de oliva, vinagre de manzana, un toque de eneldo y sal.

Carpaccio de salmón

Nadie se resiste a un Carpaccio, es mágico.

Puedes usar salmón fresco o ahumado picado en láminas muy delgadas. Además necesitarás cebolla morada, también picada muy fina, algunas alcaparras y una vinagreta hecha con aceite, un toque de mostaza, vinagre, jugo de limón, sal y pimienta recién molida.

Rollitos vietnamitas

Puede sonar que es complicado pero no es así. El papel de arroz los consigues en las tienda asiáticas, el relleno lo puedes hacer con zanahoria, lechuga fresca, algunas setas, maní, un poco de pollo cocinado a la plancha, salsa de soja y un toque de limón.

Salteas todo, menos la lechuga, hidratas el papel de arroz y armas tus rollitos (usa youtube para buscar un vídeo que explique cómo se hace).

Ceviche asiático

Otra comida perfecta para compartir en pareja y para hacer alucinar a tu media naranja.

Necesitas pescado crudo, merluza o lenguado, limón, mango verde (preferiblemente), un toque de salsa de soja, aceite de sésamo, cebolla morada y jengibre fresco rallado.

Ah, si les gusta el picante, una guindilla le va de maravilla.

Mezclas todo en un recipiente y listo. ¡FÁ-CIL!

Sushi casero

Preparar sushi puede ser mucho más que una deliciosa cena, es una actividad que muy bien puedes hacer en pareja y que además puede resultar un poco sexy si se ponen creativos.

Sushi casero

 

Y si te preocupan los carbohidratos del arroz porque, no sé, pues haces sashimi 🙂

Es una comida perfecta para la cena, es exótica y a todo el mundo le encanta.

Hamburguesas vegetarianas hechas con amor

No queremos que tengas una cena muy contundente, por eso la propuesta es que hagas hamburguesas vegetarianas.

Aquí hay varias opciones: el relleno puede ser de “carne” de pasta de garbanzos frita pasado por pan rallado.

También puedes hacerlo de hongos, de espinacas o una mezcla de ambos

Luego puedes usar algún pan artesano, cebolla, tomates, lechugas, aquí puedes ser creativo.

Y hablando de amor…

Tarta de queso con chocolate

Nunca olvides que cualquier cena llena de amor puede incluir un postre tan dulce como tu corazón.

¿El candidato perfecto? Una tarta de queso con chocolate. No es difícil de hacer y es un poco distinto a lo tradicional.

Tarta de chocolate

 

Si usas chocolate negro, mejor.

Sea cual sea la elección para tu cena romántica de San Valentín, recuerda que lo importante no es sólo lo que vayan a comer, sino que la actividad sea divertida. Cocinen juntos, beban algunas copas de vino mientras preparan la comida y, si algo no sale del toque perfecto, no importa, se habrán divertido un montón y van a recordar la velada mucho más que su hubiesen ido a un restaurante fancy.

Por Comedera.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *