20 motivos para dejarlo todo e irte a Ciudad de México

¿Te has planteado un cambio como el que te proponemos? Y si es así… ¿de verdad aún tienes dudas? Si es así, aquí te damos 20 motivos por los que merece la pena hacerlo. No se trata de un ranking, a cada uno le parecerá más importante uno u otro, pero todos ellos hacen que la decisión acabe siendo SÍ.

1. Su cultura. Las tradiciones milenarias conviven de una forma sorprendente con la actualidad más tecnológica.
2. Su festival de Jazz. Si creías que sólo en verano merecía la pena viajar a México, te equivocabas. Aunque no conozcas en profundidad este tipo de música, en el momento en que acudas al festival de Jazz que organizan te enamorarás para siempre de ella.
3. El Ángel de la Independencia. Todo un símbolo, alto y majestuoso, de la lucha de los mexicanos para conseguir su independencia de España. Si eres español, será doblemente emotivo poder admirarlo desde ambos puntos de vista.
4. Sus múltiples festividades. Desde las celebraciones por la Virgen de Guadalupe o la Candelaria, hasta las posadas con sus piñatas, múltiples celebraciones religiosas se llevan a cabo en esta ciudad a lo largo del año, y tanto si compartes creencia con sus integrantes como si no, llegarán a emocionarte con sus cánticos, interpretaciones y simbología.
5. Su diversidad. Los diferentes grupos étnicos y sociales que conforman la vida de la zona más poblada del país, le confieren un valor social indescriptible. Podemos pasar horas simplemente observando a los distintos tipos de personas que pasean por sus calles, con sus distintas formas de vestir, de pensar y de actuar.
6. Su hospitalidad. Los “chilangos”, la gente de esta ciudad cosmopolita, proviene de muchos estados diferentes, y en muchos casos llegaron a ella huyendo de dictaduras o persecuciones, por lo que abren encantados las puertas del lugar que se convirtió en su hogar.
7. El bosque de Chapultepec, el parque urbano más importante de toda América Latina. Ideal para visitar sus fuentes, murales y terrazas, hacer deporte o simplemente olvidarse de todo. Y en el centro, el impresionante Castillo de Chapultepec. ¡Y por si te entra morriña, allí tienes la Fuente del Quijote!
8. Su gastronomía. No hace falta que os hablemos del chile, el aguacate, los tacos, las quesadillas, el tequila o el pulque. Basta con decir que su sabrosa comida es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Mención especial merece su repostería: entra en una panadería en DF y no querrás volver jamás al lugar del que venías.
9. El Centro de Coyoacán. Lugar de reunión de artistas, filósofos, escritores… y de todo el que quiera conocer realmente las entrañas de la ciudad. No te puedes perder el Jardín del Hidalgo y el Jardín Centenario.
10. Su música. Mariachis, rancheras, corridos y la algo menos conocida pero emocionante música norteña. Te aseguramos que escuchados en directo y en el lugar adecuado no tienen nada que ver con un disco o lo que has visto en las películas.
11. El Día de la Independencia. Te encuentres en el pueblo o barrio que te encuentres, el 15 de septiembre escucharás el grito de Dolores, en recuerdo de la noche en la que el Padre Manuel Hidalgo llamó a todos sus fieles a la lucha por la independencia. Pero si quieres estar allí donde la celebración alcanza su clímax, ve a vivir este momento al Zócalo de la ciudad.
12. Su amplio horario. La ciudad ya está en marcha a las 5 de la mañana y continúa sin dormir pasadas las 12 de la noche.
13. El Museo Papalote. Porque si tienes hijos también quieres que disfruten, de este lugar que se erige bajo el lema “Toco, juego y aprendo” se llevarán un maravilloso recuerdo.
14. Kidzania. Y siguiendo con sitios ideales para niños, aquí tienen una ciudad interactiva en miniatura, donde podrán meterse en el papel de las profesiones que más les gusten y disfrutar, por un día, de una ciudad a su medida.
15. Six Flags. ¿Amante de las emociones fuertes? Aquí te vas a sentir en tu salsa. ¡Por algo se trata del parque temático más visitado de toda Latinoamérica!
16. El día de los Muertos. Nunca has vivido una celebración semejante. También es Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco y algo que hay que experimentar al menos una vez en la vida. Sus calaveritas, altares y cruces dejarán un recuerdo imborrable en tu memoria. Y al fin y al cabo, ese es uno de los motivos por los que viajamos.
17. Sus meses tranquilos. Entre enero y marzo, la ciudad descansa. El ritmo turístico baja y sus habitantes suelen salir de vacaciones. Es entonces cuando puedes disfrutar de la poco habitual sensación de “tenerla para ti solo”. Sin hacer nada especial, solo viviendo la ciudad y acercándote a los habitantes que se han quedado, en el momento en el que más tiempo tendrán para compartir momentos únicos contigo.
18. El talento de sus habitantes. Hay quien dice que cada mexicano tiene un talento. Y si dejas que te lo muestren, podrás comprobar que es cierto. Sus gentes, abiertas al arte y las nuevas amistades, siempre están dispuestas a un buen espectáculo improvisado, sean protagonistas o espectadores.
19. Sus clubs nocturnos. No, no te podemos hablar sólo de cultura, festividades típicas, museos, parque y comidas. Ciudad de México también es un sitio ideal para salir por la noche. Zinco, Rexo, Cafeína, Fly… algunos de los pubs y discotecas más renombrados de la ciudad harán de tus noches toda una experiencia.
20. Lo necesitas. No hay una razón mejor que tú mismo. Cambia, atrévete, da el paso. Ya has leído un montón de razones objetivas para irte a Ciudad de México. La número 20 la pones tú.

Por Creatividadenblanco.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *