En el día del padre, regala momentos

A lo largo de nuestra vida podemos conseguir muchas cosas materiales. Muchas veces incluso esos bienes tangibles son la meta final que nos ponemos. Como cuando decimos “quiero comprarme ese coche” o “quiero tener una casa”. Pero cuantos más años cumplimos y más bienes acumulamos, más nos damos cuenta de que esos objetos no nos dan la felicidad ni son las cosas que nos enriquecen en la vida.

La vida está hecha de momentos, y esos recuerdos son los que realmente nos hacen disfrutar, los que realmente nos proporcionan felicidad al recordarlos, los que atesoramos en nuestra memoria y los que llenan nuestra existencia. Por eso antes la gente coleccionaba cosas y ahora preferimos coleccionar momentos.

Quizá también porque ahora vivimos en un tiempo en el que realmente tenemos todos los bienes materiales que podemos necesitar y no nos hace falta nada más. Por eso uno de los mejores regalos que podemos hacer el 19 de marzo, es regalarle a nuestro padre un viaje o una experiencia que no se espere.

Te doy algunas ideas:

Si a tu padre le gustan los coches ¿qué mejor regalo que comprarle una entrada para ver un gran premio de Formula 1 en directo? En el circuito de Montmeló (Barcelona) se celebra el Gran Premio de España. Seguro que es un regalo que le sorprenderá. Y si encima le acompañas durante esa experiencia, la experiencia será inolvidable.

Gran premio de Fórmula 1 de Barcelona

Otro regalo original, y en el que hay variedad para todos los gustos, son los conciertos. ¿Le gusta la música clásica? ¿Nunca ha ido a ver un musical? ¿Tiene añoranza de algún grupo de música ochentero? Madrid tiene una oferta casi infinita de espectáculos musicales. Solamente tienes que buscar el más adecuado para darle una sorpresa que no olvidará.

música

Y dependiendo del presupuesto disponible: ¿por qué no regalarle unos días de vacaciones en alguna ciudad europea? Amsterdam, Florencia… o incluso Estambul, son algunos de nuestros destinos preferidos, además de ser ciudades a las que podemos volar y alojarnos por un precio muy asequible.

Canal de Ámsterdam

Todos son regalos con los que seguro que tu padre se siente muy afortunado y feliz de poder vivir esas experiencias.

Y al final, eso es de lo que se trata la vida, ¿no? De ser feliz coleccionando momentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *