ESCAPADAS ROMÁNTICAS PARA SAN VALENTÍN 2018

Puede que seas de los que piensan que San Valentín es “un invento de los centros comerciales”. Sea como sea, es una fecha estupenda para una escapada romántica con tu pareja. O quien dice pareja, dice ‘amigo’ o ‘amiga’. ¿Por qué no? Es febrero, temporada baja, aún hace frío, ideal para acurrucarse y algunos destinos ofrecen experiencias únicas.

Ahora que tienes las excusas perfectas, échale un ojo a las escapadas más románticas para San Valentín 2018.

Granada

Granada tiene suficiente historia, tradición y riqueza como para enamorarte de ella para toda la vida.

Los paseos por las calles empedradas del Albaicín, las puestas de sol con vistas a la Alhambra desde el Mirador de San Nicolás o los escarceos por sus patios repletos de historias de amor, son para vivirlos de la mano de alguien especial.

La verdadera pasión la encontrarás en sus espectáculos de flamenco, en las cuevas de Los Tarantos o El Templo del Flamenco, mientras probáis algunas tapas ‘granaínas’.

¿Que estás muy enamorado/a y quieres dar un paso más allá? Adéntrate en los jardines del Palacio de los Córdova y encuentra la Fuente del Amor Eterno, un lugar lleno de leyendas donde las parejas van a prometerse. Quién sabe. Quizá vuelvas con una noticia que darle a tus padres.

También puedes sorprender a tu media naranja con planes originales, como un paseo en globo sobre el casco antiguo o un circuito en los históricos baños árabes de El Bañuelo.

Y cuando la luna corone la Alhambra, hora de tomarse una copa y comentar el día con tu ‘cari’ en la terraza del Room Mate Leo, sobre el centro de la ciudad.

FLORENCIA

Para un San Valentín de lujo, esta es vuestra ciudad. Y si además sois amantes del arte, gozaréis como nadie el patrimonio histórico y artístico de Florencia, reconocidísimo a nivel mundial.

Os sentiréis como de la realeza paseando por los alrededores del Palazzo Pitti, un palacio renacentista que, en su día fue residencia de reyes y hoy, es una de las mayores galerías de arte de Florencia.

Detrás encontraréis los jardines Bóboli, un inmenso espacio verde para perderse entre árboles y estatuas. El escenario idóneo para una declaración de amor. ¡No podrá decir que no!

Momento de un capricho dulce. Pedid un helado exótico de la Gelateria della Passera y disfrutad de un paseo a lo largo del Río Arno para ver los emblemáticos puentes que lo cruzan, como el antiguo Ponte Vecchio o el Ponte Santa Trinita. Vuestro momento para conseguir unas fotos de cine.

Tampoco podéis dejar pasar la Vía Tornabuoni. La calle de tiendas de alta gama donde encontrar un regalo exclusivo para él/ella. ¡La ocasión lo merece!

Si bien la Piazzale Michelangelo es uno de esos lugares que todo el mundo conoce, es la compañía lo que lo hará especial. Además, por supuesto, del impresionante atardecer que viviréis aquí. Uno de los mejores del mundo. Ahora solo falta pedir un par de copas de vino. Chin chin!

Y en una escapada por todo lo alto, ¿qué mejor que alojarse en un edificio clásico del siglo XIX en pleno centro? El Room Mate Isabella es el hotel ideal para vuestro San Valentín en Florencia.

ESTAMBUL

Perderse por Estambul es una experiencia de luz, color, olor y sabor donde poner a prueba vuestros sentidos y tener esas vacaciones de desconexión que tanta falta os hacen. ¡Combo perfecto!

Por ello, el histórico hamman Aga Hamami es un ‘must’. Estos baños turcos del siglo XV fueron el hamman privado del sultán y sus hijos. Hoy, sois vosotros los que podéis disfrutar de un relajante masaje en pareja, para terminar con un ‘relaxing cup of té moruno’ y una shisha para compartir.

Después del relax, toca animarse un poco en Beyoğlu, el barrio con más vida de la ciudad. En la calle Istiklal, encontraréis la mejor ruta de bares. Momento perfecto para descubrir sabores nuevos como el Salep, una bebida dulce tradicional con propiedades afrodisíacas. ¡Estambul os lo pone fácil!

Y cuando llega la noche, un crucero nocturno por el Bósforo os regalará el skyline más impresionante de Estambul, a lo largo mezquitas y palacios iluminados.

Tip: añade cena y espectáculo de danza del vientre a vuestro crucero. Sin avisar a tu pareja. ¡Sorpresa!

Pero aún podéis descubrir más. El mejor reflejo de personalidad de Estambul lo tenéis en el Room Mate Emir, con sus innovadores y vistosos diseños en el interior de un edificio histórico. Un rincón único para vuestra pasión turca.

PARÍS

¿Cómo no íbamos a hablar de la ‘ciudad de l’amour’ en una lista sobre las mejores escapadas para San Valentín?

Amélie, además de sentar las bases del romanticismo hipster, nos enseñó que recorrer París en bici con tu pareja es la forma más romántica de ver la ciudad.

Tampoco olvidemos Montmartre. Que aunque hoy predominen las creperías para turistas, este barrio fue una vez refugio de artistas e intelectuales. Un paseo nocturno por sus calles te desvelará un Montmartre más auténtico. Encuentra el muro de los “Je t’aime”, con declaraciones de amor en más de 300 idiomas. ¿Te animas a decírselo en chino?

Si buscáis un nidito de amor lejos del bullicioso centro parisino, lo tenéis en el parque ‘des Buttes Chaumont’. Una colina idílica, a pocas paradas de la Gare du Nord, con lagos, cascadas e incluso un puente colgante. Su mirador neoclásico a 30 metros de altura os regalará impresionantes vistas de la ciudad. Como guinda, un ‘formule’ para comer o un brunch en el restaurante Le Pavillon du Lac. Et bon apétit.

Sin embargo, el plan más original de San Valentín en París, quizá sea la pista de patinaje de la Torre Montpartnesse. Y si os van las emociones fuertes, esto os encantará. Podréis patinar sobre hielo a, nada más y nada menos, que 200 metros de altura, en el piso 59 de la Torre Montpartnesse y con una vista 360º de todo París. Suena bien, ¿eh?

NUEVA YORK

Puede que ya te hayan hablado de las impresionantes vistas desde el Empire State de noche o del bucólico Bow Bridge en Central Park. Pero Nueva York da mucho más de sí. Y más en San Valentín. Ya que vas a Nueva York, ¡márcate un plan de película!

¿Recuerdas la escena del torno alfarero de Ghost? Revívela con tu pareja en alguno de los ‘pottery workshops’ o talleres de alfarería de la ciudad. Además, podréis llevaros con vosotros vuestras obras de arcilla. Regalo de San Valentín: solucionado.

Tampoco puede faltar un plan didáctico. En el Museum of Sex alucinaréis con los curiosos objetos, fotografías e incluso exposiciones interactivas. La mejor forma de despertar la imaginación (¡y la creatividad!).

¿Una cena romántica? Olvídate de sitios chic. Hay un plan más auténtico. Seguramente recuerdes la mítica escena de Meg Ryan fingiendo un orgasmo en un restaurante, en Cuando Harry encontró a Sally. Pues fue rodada en uno de los restaurantes más emblemáticos de Nueva York: el Katz’s Delicatessen.

No te recomendamos fingir ningún orgasmo in situ, pero sí probar el sándwich de pastrami que ha perpetuado la fama del Katz’s. No es lo más ‘fancy’ del mundo, pero ¿qué comedia romántica lo es?

Antes de poner el cartel de ‘Fin’ a vuestro plan de película, aún podéis hacer un giro inesperado de guion y terminar San Valentín con un planazo. Cóctel en la piscina del Room Mate Grace. En pleno Times Square. Tú. Yo. Piénsalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *