Los 6 secretos mejor guardados de Milán

Arte, moda y diseño. Conceptos inherentes a esta ciudad italiana. Seguro que has perdido la cuenta de las veces que has oído eso de “Milán, Capital de la Moda”. Pero esta vez, queremos mostrarte otra cara de Milán.

Olvida las etiquetas y encuentra un Milán más auténtico a través de seis planes ‘secretos’. Porque Milán no es solo un lugar donde contemplar monumentos o escaparates caros. Es mucho más. Milán hay que tocarla, olerla y probarla.

1. Desayuna rodeado del arte de Patricia Urquiola

¿Te imaginas pasar la noche y desayunar en un museo? En Milán lo tienes. Y si no, pregúntale a Giulia. Ella te guiará por esta galería de arte, obra de la reconocida arquitecto y diseñadora Patricia Urquiola, cuyos mejores trabajos ya tienen un hueco en el MoMa de Nueva York.

Disfruta de un desayuno delicioso mientras admiras los vibrantes colores y luces que caracterizan a la ciudad. ¡Un verdadero despertar creativo!

2. Busca tesoros en el Mercado de Naviglio Grande

Un paseo por este mercado es todo un viaje en el tiempo. Y no lo decimos nosotros. Te lo cuentan sus antiguos puentes, sus portones de madera vieja y la gran cantidad de objetos de colección que puedes encontrar en sus puestos y tiendas: vinilos, joyas, ropa, libros…Quién sabe si encuentras esa edición en vinilo de Leonard Cohen que dabas por imposible o ese jersey vintage que hará que te enamores.

3. Cambia tu forma de ver el arte en el Cementerio Monumental

No, no nos hemos vuelto locos. Resulta que el Cementerio Monumental de Milán es uno de los lugares con mayor valor artístico de la ciudad. Solo hay que caminar por sus pasillos para dar con obras de arte tan espectaculares como una versión a escala de la Columna de Trajano, o la escultura de La Última Cena que decora la tumba de los Campari (sí, los de la marca de licores de aperitivo).
Un lugar para relajarse y deshacerse de prejuicios que te harán ver la historia y la arquitectura de una forma diferente.

4. Prueba el histórico aperitivo milanés en el Museo Branca

Si eres de los que prefieren madrugar para bajar al aperitivo, en lugar de salir de fiesta la noche anterior hasta las tantas, este plan es para ti. El Museo Branca es una colección pensada para exhibir el bagaje histórico de Fernet-Branca, una marca de licor de hierbas que nació en Milán allá por el 1800 y que hoy, es una de las opciones favoritas a la hora del aperitivo o en coctelería.

Visita las salas de producción, pasea entre barriles centenarios y déjate embriagar por los olores que inundan las estancias. ¿Va apeteciendo una copa? Pues llega el momento de la degustación. ¡Salute!

5. Adéntrate en su Jardín Secreto más instagrameable

A todos nos gusta subir fotos de nuestros viajes a Instagram, ¿verdad? Pues es tu oportunidad de dejar el listón bien alto. Este jardín secreto es, nada más y nada menos, que el Jardín Botánico de Brera.
El apelativo de Jardín Secreto es en realidad, el nombre de la exposición que las famosas arquitectos Zaha Hadid y Paola Navone realizaron para el Salone del Mobile de 2012.

Actualmente se trata de una joya verde que no muchos conocen. Si bien, es uno de los lugares favoritos de los milaneses. ¡Adéntrate en él y da rienda suelta tu habilidades fotográficas!

6. Cena en una antigua galería de artistas

Esta antigua galería de pintura y lugar de ocio para artistas, es hoy el hogar del restaurante Morgante Cocktail & Soul. Quizá pienses que se trata de un sacrilegio, pero lo cierto es que su fundador no ha querido borrar ni un ápice de la esencia de este lugar. Lejos de eso, en el Morgante la gastronomía se convierte en arte. Sus platos y cócteles experimentales son la oportunidad de probar cosas diferentes y que difícilmente encontrarás en otro lugar. ¿No nos crees? échale un ojo a la carta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *