LOS MEJORES CARNAVALES DEL MUNDO (PARA DARLO TODO)

En el mundo hay dos tipos de personas. Las que les gusta disfrazarse y las que no. Si eres de los segundos, no sigas leyendo. O sí, mejor sí. Seguramente te conviertas al lado oscuro cuando veas cómo se lía en los mejores carnavales del mundo. ¡No seas soso/a y únete a la fiesta!

Carnaval de Viareggio  

27 enero – 17 febrero, 2018

¡Aah, la Toscana! Lugar de ensueño con sus cipreses, su vino, su gastronomía…La Toscana es idílica y refinada hasta para sus carnavales. Porque el Carnevale di Viareggio nació a modo de protesta por parte de la alta burguesía. Una manifestación en contra de una subida de sus impuestos. Boom.

Sea su origen más o menos justo, lo cierto es que hoy este carnaval es uno de los más bellos de Italia. Cada año desfilan carrozas estrambóticas de papel maché que no tienen nada que envidiar a las fallas valencianas. Muchas de ellas son sátiras de políticos, como la gran carroza de Trump que desfiló en 2017 con un enorme y ondeante flequillo rubio de papel, making Viareggio great again.

En definitiva, el desfile del Carnaval de Viareggio es una locura sin barreras ni vallas donde todo el mundo puede participar. Si no quieres llamar la atención…¡ve disfrazado!

Carnaval de Cádiz

8  – 18 febrero, 2018

Ojo. Que estamos hablando de una de las mayores fiestas de la península. De hecho, es tan reconocida que está declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional. Ahí es na’.

Y es que el Carnaval de Cádiz data, nada más y nada menos, que del siglo XVI. En esa época también se produjo el desastre de la Armada Invencible, ¡pero oye! Ya teníamos carnavales en Cádiz. Algo es algo.
A finales de enero, antes de que comience oficialmente, la ciudad ya huele a fiesta.

Durante el pre-carnaval de Cádiz, los chirigoteros ensayan para llevar la mejor actuación a los concursos y las peñas ofrecen a los viandantes comida tradicional como pestiños, ostiones (guiño, guiño) y el anís.
Todos se participan. Y por eso, son tantas las agrupaciones que le dan vida, como las pregoneras, los romanceros o las comparsas. Mención especial a las chirigotas.

Cuando empieza el eventazo, cabalgatas, pregones y actuaciones callejeras toman las calles. Y por supuesto, los disfraces a los que, por cierto, no llaman disfraz sino ‘tipo’ porque quién lo lleva, debe creérselo y encarnarlo. ¿Te animas?

Carnavales de Canarias

Entre enero y febrero, 2018

Según el diario local La Opinión de Tenerife, el carnaval favorito de los turistas es el de Las Palmas de Gran Canaria. Pero lo cierto es que, entre enero y febrero, las islas se convierten en un vergel de ostentosidad, tradición, espectáculo en toda su extensión. Vamos, que si nos ponemos a hablar de los carnavales en las Islas Canarias, ¡podríamos escribir un libro!

Son famosos, incluso a nivel internacional, los carnavales de Las Palmas, conocidísimos por la gran tradición drag, el alucinante trabajo de caracterización y el componente reivindicativo de los derechos LGTB. Todo un ejemplo.

Por supuesto, el Carnaval de Tenerife: uno de los más importantes del mundo y que cada año nos deja locos con sus desfiles, espectáculos y la Gala de Elección de la Reina del Carnaval. El desfile de Coso cierra el festival por todo lo alto y al día siguiente, tanto chicharreros como turistas se despiden en el trágicómico Entierro de la Sardina. ¡Imprescindible!

Santa Cruz de La Palma también tiene su carnaval, que abre con la peculiar fiesta de Los Indianos. Un evento en el que los palmenses se caricaturizan a sí mismos, remontándose a la época en la que, sus antepasados emigrados regresaban de Cuba haciendo alarde de las riquezas que habían conseguido. ¿Y en qué consiste esta celebración? Básicamente en vestirse de blanco, bailar en las calles y tirarse polvos de talco hasta cubrir la ciudad por completo.

Desde luego, si todos nos tomásemos las cosas con ese humor, no habría guerras. ¡Aprende de los canarios, mundo!

Carnaval de Río

 9 – 14 febrero, 2018

El Carnaval de Río de Janeiro. El más famoso del mundo. Y obligatorisísímo si te gustan las fiestas multitudinarias. Precisamente eso no faltará.

 

Su desfile principal tiene lugar en el Sambódromo del Marqués de Sapucaí. Y ya lo habrás visto. Es un impresionante espectáculo de color y sonido que brindan sus carrozas gigantescas, músicos y bailarines disfrazados. Pero sobre todo, se trata de la mayor concentración de samba del mundo, donde las escuelas defienden una temática diferente cada año a través del baile. Un momento crucial, ya que se disputan el título a mejor escuela del carnaval. ¡Imagínate!

Cada escuela lleva al desfile cientos de personas en su representación, que se dividen en diferentes secciones, cada sección con un rol diferente dentro de la cabalgata.

Aunque la cabalgata principal se da en el Sambódromo, también hay pequeñas fiestas llamadas ‘blocos’, que se realizan en las calles aledañas con más desfiles y funciones.

Como curiosidad, a los amantes de los animales les gustará saber que las mascotas también tienen su propio carnaval. Los días previos al carnaval oficial, en la playa de Copacabana se celebra el Blocao, un carnaval canino en el que los perros pueden desfilar en su propia pasarela con los atuendos más sofisticados.

Ahora puedes hacerte una idea de las dimensiones del festival. Bueno, no. Es imposible que puedas. Tendrás que vivirlo para creerlo.

Mardi Gras

9 – 13 febrero, 2018

La celebración del Mardi Gras llega a Nueva Orleans allá por el siglo XIX, por influencia europea. Como Estados Unidos es pequeño (ejem), se fue corriendo la voz sobre la peculiaridad del evento, y fue así como la fama del carnaval de Nueva Orleans creció hasta lo que es hoy.

Mardi Gras significa Martes Gordo, haciendo referencia al día grande del carnaval de Nueva Orleans. Y sin duda, lo es. Millones de personas visitan cada año este evento para disfrutar del ambientazo, las curiosas carrozas y sobre todo, los desfiles de las peñas o ‘krewes’ y los bailes de agrupaciones temáticas o ‘marching clubs’.

Que no te extrañe ver a gente local colocando filas de escaleras frente al desfile. Un espectáculo así tiene que disfrutarse con buenas vistas. ¿Qué te crees?

Y si quieres un souvenir de Mardi Gras, olvídate de la postal o del imán de la nevera. Algo mucho más auténtico es conseguir alguno de los collares que se lanzan desde las carrozas. Eso sí, tendrás que agarrarlo al aire. ¡Si no, no vale!

Como puedes comprobar, Mardi Gras se asemeja más a nuestra cabalgata de Reyes que a nuestro carnaval. Y no solo por los obsequios lanzados desde las carrozas, sino también por el dulce tradicional del evento: el King Cake. Un bizcocho redondo que guarda muchas semejanzas con nuestro Roscón de Reyes. ¿Ahora te suena más el nombre? Solo cámbiale la fruta escarchada por azúcar de colores.

¿Más similitudes? Los King Cakes llevan figuritas que otorgan la responsabilidad de pagar el dulce a aquél que la encuentre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *