Las calles de Nueva York respiran moda

La ciudad que nunca duerme, la gran manzana, NY…

¡Llámala como quieras pero déjate llevar por su estilo!

Hay ciudades que inspiran al mundo de la moda; hay ciudades que la viven y la disfrutan; y luego existen unas pocas privilegiadas capaces de crear moda por si misma. Nueva York es el culmen de este concepto. Desde sus calles se exportan al mundo cientos de tendencias al año y es imposible no caer rendidos ante su visión de disfrutar del estilo. Paseando entre sus calles te das cuenta de que la ciudad respira moda y tus suspiros te hacen querer respirar de su aire.

Quizá esto se consigue sólo siendo capaz de contraponer estilos y hacerlos vivir en armonía. Debemos dejar de lado el pensamiento de que en esta ciudad solo se impone el estilo sofisticado de la high class del Upper East Side. New York también es la ciudad de las pandillas, las calles, el hip hop, las pistas de basketball de Harlem, el modernerío del Soho, el guetto hipster de Brooklyn, los deportistas de Central Park o el caos mágico de Chinatown y Little Italy. Todos y cada uno de los personajes que habitan estos barrios imponen una tendencia de estilo llena de actitud y muy irreverente perdiendo el miedo a poner por delante su personalidad frente a convencionalismos sociales.

Little Italy en Nueva York

Por eso no es de extrañar encontrar impecables trajes hechos a medida en la zona financiera y sudaderas oversize en los entornos más urbanos. Pasamos de estilismos con toque minimalista de los más modernos; a excesos en estampados, colores o accesorios en las zonas con más mezcla de culturas y referencias. Pero lo mejor es que dichas prendas, de repente, pueden montarse en el icónico metro de la ciudad y trasladarse a otro barrio creando una “desubicación muy inspiradora”, como los divertidos trajes de chaqueta de Jeremy Scott con su toque serio en la forma y desenfadado en sus estampados.

Además han sabido exportar como nadie prendas que se asocian indispensablemente a la cultura newyorkina. Las sudaderas con capucha, combinar prendas de lujo con restos de segunda mano, el quitarse el miedo al oversize o a usar sandalias en pleno invierno (o botas en verano); el logo de su policía, los impecables trajes ejecutivos de rayas diplomáticas en el distrito financiero, las bomber de raso o la joyería con mensajes personalizados, los gorros de lana, las prendas llenas de color o el entorno boho que encontramos en sus parques.

No cabe duda, además, que la ciudad potencia esta mezcla dos veces al año cuando celebra su Semana de la Moda, referente a nivel mundial de diseñadores americanos y del estilo de los newyorkinos. Sus asistentes, vengan de donde vengan, dan parte de dicho iconismo y se dejan llevar por el mix&match de la ciudad pudiendo pasar de muy elegante y glamoroso a casual y callejero.

Sin duda hay un sin fin de tendencias de moda en Nueva York que inevitablemente logran captar la atención en todo el mundo por su versatilidad y espontaneidad. Es imposible no enamorarse del estilo que respira la ciudad mientras paseas por sus calles y te envuelves  en su vertiginosa forma de vida.

Es por eso que no cabe duda de que Nueva York a aportado frescura al mundo de la moda, en todos los sentidos, bien sea a través de diseñadores, estilistas o modelos que demuestran en su semana de la moda que la mezcla siempre gana y consigue que se produzcan nuevas ideas. ¿Os imagináis un mundo cuadrilado? Es posible, pero muy muy lejos de la ciudad que nunca duerme.

Redactado por: Gafasamarillas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *