Secretos de Madrid

Madrid es una ciudad en la que se respira alegría por cada uno de sus rincones, tiene la capacidad de sorprender a todos aquellos que la visitan, y también, a los que viven aquí desde hace años. Hoy nos hemos propuesto revelaros los secretos mejor guardados de la capital para que os convirtáis en auténticos madrileños. ¿Estáis preparados? ¡Allá vamos!

  • El cielo más bonito del mundo: o de los más bonitos que veréis, pero si queréis ver el mejor atardecer, hay sitios que os dejarán una imagen imborrable en la retina, como la terraza de nuestro Room Mate Óscar. Os aconsejamos que llevéis vuestro smartphone repleto de batería, porque no querréis dejaros ni un rincón sin fotografiar. ¡Prometido!

  • Diccionario necesario para sobrevivir: si algo tenéis que saber antes de visitar la capital española, es que los madrileños tienen una forma de hablar muy especial, o mejor dicho, muy castiza. No os preocupéis, lo cogeréis todo, en cero coma (muy rápido). Sobar (dormir), adobarse (autoinvitarse) y teki (taxi) serán las 3 palabras que harán que vuestro viaje sea de película, y lo más importante de todo, que nadie dudará de que no sois lugareños.

 

  • Trocitos del resto del mundo: si, si… ¡Cómo lo leéis! ¿Sabíais que hay un trozo del muro de Berlín en Madrid? La capital alemana quiso que los madrileños recordarán también la oscura historia del muro y por eso hoy en día se siguen conservando en el Parque de Berlín tres bloques del muro con sus pintadas originales. ¡Alucinante! ¿Verdad?

 

  • Retroceder en el tiempo: y cuando hablamos de volver atrás, no nos referimos a la Movida Madrileña, sino al antiguo Egipto, y es que El Templo de Debod, originario de 2.200 años atrás fue un regalo que hizo Egipto a España por su colaboración en el salvamento de los templos de Nubia. ¡Como veis en Madrid podéis encontrar de todo! ¿O no?

Madrid es una ciudad mágica, en la que la tolerancia, la diversidad y lo diferente desborda por cada una de sus arterias, por eso sabemos que os enamorarareis perdidamente de ella en el momento en que la conozcáis de verdad, sino que se lo digan a nuestros Mario y Óscar y nuestras queridas  Laura, Alicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *